En la vereda San José Obrero del municipio de Fortul. Los Campesinos y Campesinas del distrito N° 1, con la participación de delegados de las Veredas: el Progreso, Tierra Seca, Pie de Cerro, El Refugio, San Pedro, Alto Banadía,  Alto Quiripal, Buenos Aires, el Nevado, San José Obrero, la Cooperativa agropecuaria Coagrobrero, la Asociación Amanecer de Mujeres por Arauca “AMAR”, Asociación Juvenil y estudiantil Regional “ASOJER”, las Juntas de Acción Comunal, la Asociación de empresas comunitarias de servicios públicos, los gremios productivos, con el impulso de la Asociación Nacional Campesina José Antonio Galán Zorro “ASONALCA” por mandato de los campesinos y campesinas de Colombia organizados en el Coordinador Nacional Agrario y el Movimiento Político De Masas Social Y Popular Del Centro Oriente De Colombia, y con el acompañamiento de la Administración Municipal, Concejo Municipal, Asamblea Departamental y Demás Instituciones Presentes en este proceso, basados en la autonomía territorial y la sentencia de la corte constitucional T-763/12, en la que hizo referencia al derecho a la tierra y al territorio, “Específicamente, los artículos 64, 65 y 66 de la Constitución Política y a los cuales se refiere la sentencia  C – 006 de 2002.

  • Declaramos la Proclamación del Territorio Campesino Agroalimentario del Piedemonte Araucano, en el Distrito 1 del Municipio de Fortul, Departamento de Arauca, en honor a nuestro mártires, hombres y mujeres que ofrendaron sus vidas a la lucha por la defensa y protección de nuestros territorios, y que por esa noble labor han sido perseguidos y criminalizados en el marco de la estrategia de agresión del Estado contra el pueblo colombiano. Hoy recordamos, conmemoramos y dignificamos la vida, ejemplo y labor de las campesinas y campesinos asesinados, desplazados o judicializados por defender la vida, el ambiente y el territorio. de manera especial homenajeamos a Joel Sierra González, Hugo Duarte Villamizar, Josè Milciades Sierra, Isidro Carvajal y Ernesto Delgado, compañeros que fueron detenidos ilegal y arbitrariamente, torturados y asesinados por el Ejército Nacional, el 16 de agosto de 1989, en esta vereda.
  • Protegemos este territorio de las constantes amenazas de saqueo y despojo producidas por la intervención de las empresas trasnacionales con la complacencia y auspicio del Estado, que ponen en riesgo la permanencia, la soberanía y autonomía alimentaria.
  • Nos comprometemos a poner en práctica los mandatos que junto al movimiento social y sus organizaciones hemos construido, convirtiéndonos  en ejemplo organizativo e impulsor de la producción agrícola y pecuaria del municipio, para defenderlo de las siguientes amenazas:
  • De la política de explotación petrolera y minera impulsada por el gobierno nacional con la llamada locomotora minero energética, en la que se enmarca el proyecto llanos 51 planeado para esta zona, que genera conflictos sociales, la destrucción del ambiente, la naturaleza, la contaminación, desplazamiento y profundización del agua. Defendemos el agua como recurso indispensable de la vida y la producción agroalimentaria.
  • De la implementación de las ZIDRES, figura que el gobierno creó en el plan nacional de desarrollo como una política que busca quitarle la tierra al campesinado a través de la asociatividad de grandes inversionistas agroindustriales y por ende busca acabar con la cultura campesina, la soberanía alimentaria y las semillas nativas. La aplicación sin control de insumos agro-químicos y tóxicos a nuestros cultivos y al territorio, los cuales son los promotores de muchas de las enfermedades que hoy estamos padeciendo los y las colombianas.
  • De la aplicación desmedida e incoherente de Normas Sanitarias y Ambientales que no buscan una mejor organización de la producción y de los campesinos, ni menos garantizar las condiciones de vida digna de las comunidades. Al contrario,  desconoce el esfuerzo de los campesinos, que sin apoyo del gobierno, han logrado mantener la producción de los alimentos y por otro lado pone en desventaja a los pequeños productores frente a los agroindustriales.
  • De las políticas ambientales conservacionistas anticampesinas, que desconociendo la territorialidad campesina, la cultura, producción agroalimentaria y el papel de campesinos y campesinas en el cuidado del territorio, pretende por medio de figuras impositivas desalojar a las comunidades o impedir sus actividades en zonas de Parques Nacionales, Páramos, Humedales y Ciénagas y sus áreas de amortiguación.
  • De la forma como el Estado quiere obligar a los y las campesinas a sembrar semillas transgénicas y certificadas con la implementación de normas que buscan acabar con las semillas nativas y criollas, favoreciendo una vez más los intereses de los conglomerados económicos transnacionales.
  • Para defender nuestro territorio:
  • Nos declaramos en Minga para proteger la cultura, identidad y vida campesina, buscando que se reconozca a las Campesinas y los Campesinos como Sujetos de Derechos Políticos, Económicos, Sociales y Culturales.  
  • Nos comprometemos a luchar por el acceso y la distribución de la Tierra y demás Factores Productivos de las Campesinas y Campesinos; contribuyendo a reducir y evitar los conflictos de Uso; Planificaremos el Uso y la Ocupación del territorio para el logro de la Autonomía, Seguridad y Soberanía Alimentaria. De igual manera a cuidar, Proteger y garantizar el Agua, la Tierra y el Territorio para la vida, y no para los intereses económicos de las Empresas Transnacionales en especial los Proyectos Extractivistas (Hidrocarburos, minería, Hidroeléctricas, etc.)
  • A organizarnos y trabajar en comunidad para sacar adelante los proyectos que dignifiquen nuestra vida campesina a través de la implantación de nuestro plan de vida, que ha sido la guía con la que hemos proyectado y materializando las transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales en la región.
  • A exigir a las entidades que correspondan, la construcción de las infraestructuras necesarias para la producción, transporte, industrialización y comercialización de nuestros productos con una administración comunitaria y el apoyo a los mercados campesinos, con el propósito de aumentar la productividad en equilibrio dinámico con la naturaleza para generar bienestar y mejoramiento de las condiciones de vida digna de la población.
  • A recuperar y engrandecer nuestra cultura campesina haciendo uso de estrategias pedagógicas y metodologías al interior de nuestras escuelas y colegios en unidad con nuestros maestros, recreando los planes de estudio de cada institución y en las comunidades con talleres, seminarios y escuelas de formación política y Agroecológica.
  • A desterrar toda práctica de discriminación entre la comunidad, en especial hacia las mujeres, comunidad LGTBI, personas de la tercera edad, personas con alguna discapacidad física o cognitiva; y a generar conciencia social frente a la desculturización en jóvenes y niños.
  • A Fomentar los Derechos Humanos, como la lucha permanente por alcanzar el equilibrio dinámico y armónico entre seres humanos y la naturaleza, creando enfoques necesarios que nos lleve a reactivar la voluntad de lucha de las comunidades hacia la construcción de una nueva sociedad.
  • Nos comprometemos a cuidar la vida, la tierra y el territorio, las semillas nativas y criollas, el agua, la gente, el trabajo, la producción agroecológica, la Naturaleza y el ambiente, como elementos básicos para la salud humana y animal.
  • Para lograr la protección y garantía de los anteriores propósitos y mandatos, crearemos una Junta de Gobierno propio, que se encargará de administrar y orientar el presente  proceso, de igual forma se implementará la Guardia campesina, Étnica y Popular quienes asumirán además el rol de promotores educativos,.  
  • Exigimos a los entes gubernamentales del orden nacional, departamental y municipal que se comprometan con lo siguiente:
  • Que todas las autoridades (civiles, militares, etc.) reconozcan y respeten este Territorio Campesino Agroalimentario, su Junta de Gobierno Campesino, la Guardia Campesina Étnica y Popular  y el Plan de Vida de la comunidad, como ejercicios legítimos de autonomía y autodeterminación como pueblo.
  • A  respetar y aplicar las normas y principios del Derecho internacional Humanitario, especialmente el de protección y distinción.
  • A titular colectivamente (según la ley 160 de 1994) las tierras reclamadas por los campesinos y campesinas organizados en la Cooperativa Coagrobrero por más 30 años.
  • A reconocer por medio de ordenanza Departamental los TCA del departamento.
  • A Incluir dentro del EOT el reconocimiento de los Territorio Campesino Agroalimentario.
  • A financiar la aplicación del plan de vida en función de garantizar la producción agropecuaria campesina del territorio.
  • A financiar proyectos productivos comunitarios y campesinos en el Territorio Campesino Agroalimentario para aumentar la producción agroalimentaria que mejorará nuestras condiciones de vida.
  • A coordinar con la Junta de Gobierno Campesino las medidas y acciones correspondientes para evitar el cambio de curso, las inundaciones y mitigar el nivel de riesgo por acción del río Cusay en la zona, así mismo, disponer de los recursos económicos necesarios para su desarrollo.
  • Que por ordenanza Departamental y municipal se prohíban los proyectos minero-energéticos en las zonas declaradas como Territorios Campesino Agroalimentario.

6) Por último invitamos a los campesinos, campesinas, jóvenes y estudiantes, mujeres, y comunidad en general a organizarse y declarar Territorios Campesinos Agroalimentarios en todo el Departamento y la Región.

Por la defensa de la Vida, los Derechos Humanos y la Permanencia en el Territorio.

Por la defensa y recuperación del campo colombiano, Vida Digna y Soberanía Popular.

Por una Colombia Libre y Soberana….Unidad Y Lucha

Propuesta de País, para la Vida Digna.

San José Obrero, Fortul, Arauca. Noviembre 16 de 2017

Anuncios