BOGOTA, 06 DE OCTUBRE DEL 2017.

 

COMUNICADO A LA OPINIÓN PUBLICA

 

La Asociación Nacional Campesina COORDINADOR NACIONAL AGRARIO-CNA-, le presenta al Pueblo colombiano y en especial a la comunidad de Puerto Rico, corregimiento de Llorente, municipio de Tumaco, un saludo extensivo, solidario, de lucha y de resistencia, a la vez repudiamos enérgicamente los actos de terror y barbarie que el Estado Colombiano en cabeza de su fuerza pública están cometiendo contra esta comunidad.

Ante la crisis humanitaria que atraviesa nuestro país, donde la persecución, judicialización, muerte y destierro sistemático en contra de las comunidades y sus dirigentes es pan de cada día, es consecuencia de las políticas adoptadas por los gobiernos de turno, obedientes, complacientes y arrodillados al capital transnacional, al Banco Mundial, a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), Fondo Monetario Internacional y a las amenazas del presidente de Estados Unidos Donald Trump donde sus principales intereses son la apropiación de nuestros recursos naturales y económicos en detrimento de la vida.

El gobierno colombiano se ha vuelto experto en hacer acuerdos con los diferentes sectores sociales y populares del país (Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular; el pueblo afrocolombiano, indígenas, maestros, etc.) como también con las insurgencias, para luego ser incapaz de darle cumplimiento a lo pactado y la palabra empeñada, demostrando de esta manera la poca voluntad política que tiene para poder resolver los problemas que afectan a la gran mayoría de los colombianos que históricamente han
sido excluidos y marginados por tal sistema.

Es de esta manera que el gobierno de Juan Manuel Santos, ante las exigencias de las comunidades de Puerto Rico y alrededores, Corregimiento de Llorente municipio de Tumaco, Nariño; en materia de respeto por la vida, la permanencia en el territorio y de lo pactado en el marco del punto 1 y 4 de los Acuerdos de La Habana, responde con represión y fuerza desmedida provocando una nueva masacre de campesinos que han sido históricamente victimizados y re victimizados por Estado Colombiano, convirtiéndose este acto en una clara violación a los derechos humanos y al DIH, que además viola todo protocolo internacional.

Ante tal situación exigimos:

1. Que cesen la persecución, judicialización y la muerte a las comunidades y sus dirigentes.

2. Garantías plenas para movilización social.

3. Que el Estado reconozca su responsabilidad en los hechos ocurridos, como también se castigue a los responsables materiales e intelectuales.

4. Exigimos una misión de verificación de forma inmediata

5. Exigimos del Estado colombiano el cumplimiento e implementación de los acuerdos pactados con los diferentes sectores organizados de sociedad.

6. Que los medios de comunicación informen con la verdad, apuntando a los verdaderos responsables de la masacre y quiten ese velo de duda que están lanzando sobre las comunidades.

7. De los organismos internacionales como la ONU y la OEA un pronunciamiento frente a este repudiable hecho haciendo honor a la verdad.

 

Convocamos.

Al pueblo colombiano a prepararse para las jornadas de la indignación y de movilización permanente que se realizarán a partir de este mes de octubre en toda Colombia.

 

Anuncios